El signo zodiacal Cáncer

Los nacidos bajo el signo de Cáncer son seres que inmediatamente son aceptados por los demás por su estilo elegante y agraciado. Por otro lado no son fáciles de entender, ya que son particularmente influenciados por los cambios de la Luna, que los hace cambiar de un estado de ánimo a otro. Ayer estuvo lleno de vitalidad y confianza, hoy se lamenta y duda completamente de sí mismo. Ya que a Cáncer seguido le pica algo, busca su escondite, es decir, su concha de caracol, para demostrar a sus compañeros su tristeza o compasión y calladamente reponerse de sus heridas. Nunca se debe de ofender a un Cáncer, lo que sin embargo puede pasar con la mínima intención. Cuando por ejemplo, no se le ha dirigido la mirada directamente, cuando su pareja se ha olvidado de darle los buenos días por la mañana. Prefiere moverse por terrenos conocidos y con personas de su plena confianza. Preferentemente con su familia, con quien va a todas partes y con sus amigos a quienes gusta mimar de pies a cabeza con sus delicias culinarias. Así como le gusta cocinar, también le gusta disfrutar, lo que repercute claramente en la báscula. A Cáncer no se le puede juzgar de presunción y fanfarronería. Más bien él actúa en segunda fila, y deja a los demás festejar su éxito con grandes campanadas. Están declaradas como personas muy apegadas, les es difícil separase de las cosas, por lo que permanecen muy fieles. A menudo se tira en el sofá y navega a través de su pasado dejando vagar libremente sus sentimientos, esas es su manera de psicología.

Los comentarios están cerrados.