El signo zodiacal Capricornio

Lo que caracteriza a este signo del zodiaco es su ligero carisma. Y cuando brotan pasiones fogosas en él, sólo se le pueden reconocer, por lo general, de manera indirecta, como en el brillo de sus ojos. Piropos amorosos y declaraciones de sentimientos, difícilmente salen de sus labios. Gestos emocionales puede demostrar él difícilmente, ya sea para él mismo o para los demás. Más bien su vida está comprometida principalmente con el deber y por lo tanto se puede decir justificadamente que para Capricornio el trabajo es la sal de la vida. No es de extrañar entonces que él mismo con todo su cariño se dedique a su trabajo, horas extras sin refunfuñar incluso voluntariamente. Para obtener así una posición en la sociedad, acepta duras privaciones y ajetreos. Y así lleva persistentemente un obstáculo tras otro dentro de su carrera profesional. Lo que lo hace totalmente humano es que carga voluntariamente grandes responsabilidades sobre sus hombros. Lo que para él es perfectamente normal otros signos del zodiaco suelen mofarse. Pero esto le tiene sin cuidado. El gran espectáculo lo pueden dar los otros, opina él, él prefiere la modestia. Por parte de sus interlocutores ya sea en el sector profesional o privado, exige cuentas claras. En caso de estar en una situación incómoda o totalmente confundida, se puede recurrir a un Capricornio. Con él encontrara ayuda efectiva, asesoramiento sólido y medidas activas. Detrás de su apariencia seria se esconde un corazón muy suave. Lamentablemente a menudo, no se le aprecia y se le reconoce más como robot, sin sentimientos o como un verdadero adicto al trabajo, lo que verdaderamente no es justo. Bajo esa apariencia fría de los nacidos Capricornio se oculta un verdadero corazón de oro.

Los comentarios están cerrados.