El signo zodiacal Tauro

Al signo de Tauro no le podemos exigir rapidez; para él significa brujería de la cual no le interesa ocuparse. Disfruta de la vida con preferencia, donde procesa completamente de una vez todas sus impresiones. Y tratándose del siguiente tema, que es el placer. A estas criaturas se les puede hacer verdaderamente feliz si se les secuestra al restaurant-gourmet más próximo. Se entregan casi pasivamente a los retos y no puede resistirse a ninguna golosina. Tienen que llevar un poco de lujo, lo que para él no tiene nada que ver con presunción. Aspecto que para Tauro queda al final de la lista. Dentro de sus cálidas cuatro paredes encontraremos alguna que otra pieza noble de lujo. Tauro se siente bastante atraído por el lujo y no tiene problema en recurrir a lo más profundo de su monedero para darse el gusto. Por su estado de cuenta no hay que preocuparse ya que él mantiene dicho control. Simplemente el imaginar perder la seguridad por un momento se convierte en una pesadilla para él. Por esta razón es diligente y persistente, no menos con la ayuda de su excelente nariz para detectar buenos negocios. En lugar de andar por ahí de juerga y al acecho prefiere la ronda acogedora. Le gusta atender a sus amigos en un ambiente de buen gusto. Las personas Tauro se identifican con todo lo que promete estabilidad, ya que sencillamente, la seguridad es el elixir de su vida. En su trato es una persona muy sociable, lo que no significa que de vez en cuando cometa una u otra falta. Pero cuidado! Cuando aparece esa gota de que derrama el vaso de agua, el muy equilibrado Tauro atacará verbalmente y en todo su esplendor, de la manera más diplomática en la que de una vez por todas dice todo lo que tiene que decir.

Los comentarios están cerrados.